Las edades en la antroposofía

En la antroposofía, una filosofía espiritual desarrollada por Rudolf Steiner, se pone un énfasis particular en el desarrollo humano y su comprensión a través de diferentes etapas de la vida. Estas etapas están divididas en septenios, que son períodos de siete años. Cada septenio tiene características específicas y desafíos que se cree que el individuo enfrenta durante ese tiempo. Aquí están los principales grupos de edad según la antroposofía:

  1. Nacimiento a 7 años: En esta etapa, el enfoque está en el desarrollo físico y sensorial del niño. Es una época de imitación y crecimiento físico intenso.
  2. 7 a 14 años: Este septenio está marcado por el desarrollo emocional y la formación de la vida rítmica. La educación Waldorf, basada en los principios antroposóficos, enfatiza la imaginación y la creatividad durante estos años.
  3. 14 a 21 años: Durante este periodo, el desarrollo se centra en el pensamiento abstracto y la formación de la identidad propia. Es un tiempo de búsqueda de sentido y exploración de ideales.
  4. 21 a 28 años: En este septenio, los individuos suelen centrarse en establecer su lugar en el mundo a través de la carrera, las relaciones y la vida social. Es una época de autoconocimiento y establecimiento de bases para la vida adulta.
  5. 28 a 35 años: Esta etapa a menudo implica una profundización en la auto-reflexión y el propósito personal. Los individuos buscan un equilibrio entre sus responsabilidades externas y su desarrollo interno.
  6. 35 a 42 años: En este periodo, la vida suele estar marcada por una mayor estabilidad y un enfoque en el desarrollo de la sabiduría y la comprensión del mundo y de uno mismo.
  7. 42 a 49 años: Es una etapa de madurez donde los individuos a menudo enfrentan crisis existenciales que los llevan a reevaluar sus vidas y metas.
  8. 49 a 56 años: Aquí, la experiencia de vida acumulada comienza a manifestarse como una comprensión profunda y una capacidad para guiar a otros.
  9. 56 a 63 años y más allá: Este periodo se centra en la integración de toda la experiencia de vida y la preparación para la vida espiritual después de la muerte.

Cada uno de estos septenios está diseñado para reflejar los diferentes aspectos del desarrollo humano, y la educación y las prácticas antroposóficas están orientadas a apoyar a los individuos en cada una de estas etapas.

Dr. Andrey Ignatkin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 3 =

Scroll al inicio